En The George Washington University Hospital los médicos pueden tratar incluso los problemas del ritmo cardíaco más complicados. Mediante la utilización de los recursos disponibles en el centro de diagnóstico, los médicos pueden determinar la naturaleza y la gravedad de un ritmo cardíaco anormal. Muchos problemas del ritmo cardíaco no necesitan tratamiento, o se pueden manejar bien si se corrige la afección subyacente. Otros, necesitan un tratamiento más avanzado.

Ablación por radiofrecuencia

Algunos pacientes pueden necesitar tratamientos más invasivos, como ablación con catéter por radiofrecuencia en el laboratorio de electrofisiología. Este tratamiento se usa cuando una parte del tejido del corazón es el causante de la arritmia. Los médicos hacen una ablación con catéter en el tejido afectado del corazón para enviar ondas de radio de alta frecuencia que "atacan" el tejido e interrumpen las señales eléctricas irregulares y corrigen el ritmo.

Algunos de los ritmos tratados mediante ablación ponen en peligro la vida y algunos son sintomáticos y alteran significativamente la vida cotidiana. Después de la ablación, los pacientes pueden regresar a sus actividades diarias a pocos días del procedimiento. Algunos de los ritmos que comúnmente se tratan con ablación incluyen:

  • Taquicardia supraventricular: uno de varios circuitos anormales que hacen que el corazón se acelere de repente a ritmos muy rápidos
  • Palpitaciones atriales: un ritmo cardíaco anormal rápido y bastante regular que comienza en las cámaras superiores del corazón y provoca síntomas graves como dificultad para respirar, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular
  • Taquicardia auricular: ritmo cardíaco rápido causado por una "fuga" en la cámara superior del corazón
  • Taquicardia ventricular: un ritmo cardíaco anormal que comienza en la cámara inferior del corazón

Fibrilación auricular

Durante la fibrilación auricular, las dos cámaras superiores pequeñas del corazón (aurículas) tiemblan en vez de latir normalmente. Al bombear, la sangre no sale completamente y se puede estancar o coagular. Si un coágulo de sangre en las aurículas sale del corazón y se aloja en una arteria del cerebro puede causar un accidente cerebrovascular.

Los pacientes con arritmias más graves a menudo necesitan una terapia multifacética. Los médicos tratarán las afecciones subyacentes que pueden causar un ritmo cardíaco irregular, como hipertensión y cardiopatías. En algunos casos también pueden recetar medicamentos antiarrítmicos o recomendar dispositivos implantables que controlan el ritmo cardíaco.

En algunos casos, la mejor opción puede ser la ablación de la fibrilación auricular. Para realizar una ablación de fibrilación auricular de manera segura, los médicos del George Washington University Hospital usan todas las herramientas disponibles, como tomografías computarizadas cardíacas, ecocardiografías intracardíacas y mapeo tridimensional.

Investigaciones en curso. El equipo altamente experimentado de GW Hospital sigue participando en investigaciones en curso. Por ejemplo, hace poco se abrieron los cupos para participar en el ensayo CABANA (ablación con catéter versus terapia antiarrítmica con medicamentos para la fibrilación auricular) patrocinado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). El objetivo principal de este estudio es determinar si una ablación percutánea con catéter en la aurícula izquierda para eliminar la fibrilación auricular es mejor que la terapia de avanzada actual con medicamentos para controlar o evaluar el ritmo cardíaco para reducir la mortalidad total en pacientes con fibrilación auricular no tratada o tratada inadecuadamente.

Dispositivos implantables:

  • Marcapasos: se usan para tratar a pacientes con ritmos cardíacos bajos o lipotimia. Estos dispositivos se implantan en el laboratorio de electrofisiología, donde los cables del marcapasos se ensartan en las venas y el corazón. Estos dispositivos envían pequeños impulsos eléctricos al músculo del corazón para mantener un ritmo cardíaco normal, y resultan efectivos para la mayoría de los pacientes. Se pueden monitorear fácilmente de manera ambulatoria.
  • Desfibrilador cardioversor: algunos pacientes con problemas del ritmo cardíaco que ponen en riesgo su vida pueden beneficiarse con la implantación de un tipo de aparato especial llamado desfibrilador. Hay varios tipos de desfibriladores. Todos pueden funcionar como marcapasos en caso de una disminución del ritmo cardíaco, y todos funcionan como terapia en caso de un ritmo cardíaco anormal que ponga en peligro la vida del paciente. Algunos de los dispositivos llamados dispositivos de resincronización tienen un conductor extra que se coloca en una vena del lado izquierdo del corazón. Los dispositivos de resincronización ayudan a mejorar la función cardíaca y los síntomas de insuficiencia cardíaca en pacientes que presentan síntomas a pesar de las mejores terapias con medicamentos disponibles. Algunas pruebas de la función cardíaca hechas con anticipación, tales como un ecocardiograma con doppler de tejidos o una IRM, pueden ayudar a determinar si una persona es buena candidata para un dispositivo de resincronización.

Monitoreo del ritmo cardíaco fuera del hospital

Uno de los desafíos de un electrocardiograma (ECG) es que es útil solamente si los síntomas ocurren durante la evaluación, lo que no sucede con frecuencia. Por lo tanto, a algunos pacientes se les da un dispositivo para usar en casa que registra automáticamente la actividad eléctrica del corazón al momento de sus síntomas. Los sistemas de monitoreo se pueden usar durante un período variable. En algunos casos, 24 horas de monitoreo es suficiente para responder las preguntas clínicas, mientras que otros pacientes necesitan un monitoreo más prolongado por hasta 30 días. En los pacientes que tienen síntomas muy poco frecuentes pero preocupantes, se puede implantar un pequeño dispositivo debajo de la piel. Este dispositivo se puede "interrogar" o monitorear en el consultorio del médico. Estas grabadoras implantables pueden durar varios años y se pueden extraer fácilmente cuando ya no se las necesita.