Algunos pacientes nacen con válvulas coronarias defectuosas, que afectan el flujo de la sangre a través del corazón. Además, las infecciones, la fiebre reumática y el proceso de envejecimiento pueden dañar las válvulas cardíacas saludables. Los cirujanos cardíacos de George Washington University Hospital son reconocidos en todo el país por su experiencia en cirugía valvular. Practican innovadoras cirugías de reparación y procedimientos de reemplazo de válvulas mínimamente invasivos, utilizando técnicas quirúrgicas avanzadas, prótesis y dispositivos para válvulas.

Procedimientos mínimamente invasivos

Al igual que el bypass coronario tradicional, la cirugía de válvula convencional requiere una incisión grande en el pecho y la separación del esternón. En cambio, durante un procedimiento mínimamente invasivo, los cirujanos dejan el esternón intacto y acceden al corazón a través de una pequeña incisión bajo la mama.

Este enfoque no se puede usar en todos los pacientes, pero los que se someten a la cirugía mínimamente invasiva tienen hospitalizaciones más breves, recuperaciones más rápidas y menos cicatrices. La técnica también se puede utilizar para tratar a un paciente que tiene tanto un defecto valvular como un tumor en el corazón o un orificio en la pared que divide el corazón.

La válvula aórtica

La aorta es la principal arteria que transporta la sangre fuera del corazón a través de la válvula aórtica. Cuando una persona tiene estenosis aórtica, su válvula aórtica no se abre completamente, lo que disminuye el flujo de sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo. Las formas graves de estenosis aórtica pueden evitar que llegue la cantidad de sangre necesaria al cerebro y a otros órganos.

El reemplazo de la válvula aórtica mediante tecnología transcatéter (TAVR) es el reemplazo de válvula aórtica mediante un catéter para pacientes de alto riesgo que tienen estenosis aórtica y no son candidatos para la cirugía valvular aórtica tradicional. Debido a que el TAVR se realiza mientras late el corazón, no hay necesidad de utilizar una máquina corazón-pulmón. La válvula TAVR se fabrica con material biológico y se sostiene con un stent de metal. Más información >

La válvula mitral

La válvula mitral es la válvula del corazón entre el atrio izquierdo (la cavidad superior del lado izquierdo del corazón) y el ventrículo izquierdo (la cavidad inferior del lado izquierdo del corazón). Está formada por dos membranas, o valvas, y funciona como una puerta para que la sangre pase desde el atrio izquierdo hacia el ventrículo izquierdo cada vez que late el corazón. La válvula mitral se abre durante la diástole (la parte del ciclo cardíaco en la que el corazón se relaja) y permite que la sangre oxigenada que viene de los pulmones fluya desde el atrio izquierdo hacia el ventrículo izquierdo que se llena con esta sangre oxigenada para prepararse para bombearla al resto del cuerpo. Cuando el ventrículo izquierdo comienza a contraerse durante la sístole (la parte del ciclo cardíaco en la que el corazón bombea la sangre), la válvula mitral se cierra para que la sangre no vuelva hacia el atrio izquierdo y los pulmones.

Cualquier enfermedad que afecte las valvas de la válvula mitral puede hacer que la válvula mitral filtre sangre. La causa más común es la degeneración mixomatosa de la válvula mitral. En este proceso, las valvas de la válvula mitral, que normalmente son muy delgadas y flexibles, se engrosan. Otras causas incluyen disfunción del ventrículo izquierdo por una enfermedad coronaria o agrandamiento e infecciones que debilitan la válvula.

Los síntomas de una válvula mitral defectuosa pueden incluir:

  • Dificultad para respirar después de un esfuerzo que se desarrolla por meses o años
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Presión arterial pulmonar alta

Reemplazo y valvuloplastia mitral

Por lo general, se recomienda la valvuloplastia mitral para válvulas mitrales defectuosas. La mayoría de las válvulas con filtraciones pueden repararse con los propios tejidos del paciente. Dependiendo del daño, el cirujano puede ajustar la válvula saturando un aro alrededor de esta o bien reconstruyendo uno o ambos colgajos que abren y cierran la válvula.

En el caso de las válvulas mitrales que no pueden repararse, otra opción es reemplazarla por una válvula artificial. Se usan dos tipos de prótesis de válvula mitral:

Válvulas protésicas biológicas (válvulas biológicas)

  • Son válvulas de tejido bovino (de vaca) o porcino (de cerdo). La ventaja de las válvulas de tejido es que no se requiere someter al paciente a anticoagulación a largo plazo (medicamentos anticoagulantes, como la warfarina), lo cual reduce los riesgos del paciente por el uso de medicamentos anticoagulantes. La desventaja es que el deterioro funcional (deterioro estructural de la válvula) puede causar que la válvula no funcione apropiadamente y que el paciente requiera otra operación para reemplazar la válvula biológica artificial con fallas.

Válvulas mecánicas (válvulas de metal)

  • Se trata de válvulas artificiales que están fabricadas de un metal. La ventaja de las válvulas mecánicas es que, por lo general, duran por toda la vida del paciente. La desventaja de estas válvulas es que tienden a formar coágulos y los pacientes deben tomar medicamentos anticoagulantes de por vida.