El procedimiento quirúrgico estándar para la liberación del túnel carpiano ha resultado muy efectivo para que los pacientes retomen sus actividades, pero la lenta recuperación y la cicatriz en la palma de la mano son desventajas importantes sobre el método tradicional. La cicatriz de dos pulgadas en la palma de la mano muchas veces sigue siendo sensible a la presión directa por aproximadamente seis a ocho semanas después de la cirugía. Pero con las nuevas técnicas mínimamente invasivas, los cirujanos pueden hacer la operación haciendo una incisión de tan solo media pulgada en la muñeca.

La cirugía endoscópica del túnel carpiano es ambulatoria y se usa anestesia local para adormecer el brazo. Después del procedimiento, se coloca una tablilla en la muñeca y el paciente es dado de alta y puede regresar a su casa. La tablilla se quita a la semana, se coloca una tablilla temporal en la muñeca y se empieza con la rehabilitación de la mano.