P: ¿Cuánto necesito realmente dormir?

R: La respuesta varía considerablemente según los grupos de edades, y de persona a persona. Para la mayoría de los adultos, dormir de 7 a 8 horas por noche parece ser la mejor cantidad. Sin embargo, los bebés generalmente necesitan dormir aproximadamente 16 horas por día, mientras que los adolescentes alrededor de 9.

P: ¿Qué sucede si no duermo lo suficiente?

: Los efectos acumulativos de la privación del sueño son muchos y posiblemente serios. Los expertos creen que dormir es necesario para que nuestro sistema nervioso funcione correctamente. Si dormimos poco quedamos somnolientos y no podemos concentrarnos. Las consecuencias pueden variar, desde menor rendimiento en el trabajo hasta fatiga del conductor, que representa aproximadamente 100,000 accidentes de vehículo por año.

Además, ciertos trastornos del sueño, como apnea de sueño, se han vinculado con una cantidad de afecciones médicas, que incluyen depresión, hipertensión, ritmo cardíaco irregular y un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

P: ¿Cuáles son algunos de los signos de la privación del sueño?

R: Generalmente, si se siente somnoliento durante el día, no ha dormido lo suficiente. Lo mismo sucede si se duerme dentro de los cinco minutos de acostarse. O para una persona despierta, los microdescansos o períodos de sueño muy breves también son signos de advertencia de privación del sueño.

P: ¿Los adultos mayores experimentan más problemas para dormir?

R: Las personas mayores no experimentan problemas para dormir, aunque experimentan otros. Los estudios del sueño muestran que los hombres y mujeres de más de 65 experimentan problemas frecuentes con el sueño profundo, también conocido como REM. Por lo tanto, tienden a dormir más liviano y durante períodos de tiempo más cortos. Además, el insomnio tiende a prevalecer un poco más entre los adultos mayores.

P: ¿Puedo dormir mejor de noche?

R: Algunos de los consejos para dormir mejor incluyen:

  • Ir a la cama a una hora establecida todas las noches y levantarse a la misma hora todas las mañanas. Esto ayuda a establecer un ciclo del sueño estable.
  • Hacer ejercicios de 20 a 30 minutos por día. Para un máximo beneficio, ejercite de 5 a 6 horas antes de ir a la cama.
  • Evitar la cafeína, la nicotina y el alcohol. Los fumadores tienden a despertarse más temprano por la abstinencia de nicotina y el alcohol disminuye el sueño profundo (REM).
  • Relajarse antes de acostarse. Tomar un baño caliente, leer o practicar otra rutina de relajación puede facilitarle el sueño.
  • Leer, mirar televisión o escuchar música si no puede dormirse. La ansiedad de estar en la cama y no poder dormir puede contribuir realmente con el insomnio.