La vena cava inferior (IVC) es una vena grande que transporta sangre desoxigenada desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. Los médicos pueden colocar un filtro dentro de la IVC para atrapar los coágulos de sangre que se mueven desde las piernas de un paciente hacia los pulmones, generando problemas respiratorios. A menudo se colocan los filtros en la ICV de un paciente antes de una cirugía y son removibles.

Los radiólogos inervencionistas pueden insertar el filtro en la IVC en el paciente a través de una vena grande de la parte superior de la pierna. Se coloca un catéter en la IVC y se inyecta un contraste para identificar el lugar adecuado para colocar el filtro. Después se coloca el filtro en su lugar a través del catéter y se expande en el propio lugar.

La colocación de un filtro en la IVC es un procedimiento casi indoloro. La mayoría de pacientes se van a casa el mismo día y pueden volver a su actividad normal al día siguiente.