La radiología intervencionista es una subespecialidad de la radiología en la que los médicos usan equipos de diagnóstico por imágenes para realizar procedimientos mínimamente invasivos con fines diagnósticos y de tratamiento.

La radiología intervencionista se usa para tratar obstrucciones dentro de las arterias y venas, desbloquear vasos sanguíneos que alimentan tumores, destruir tumores malignos usando calor y frío concentrado, drenar sistemas de órganos obstruidos como el hígado, vesícula biliar y riñones, y hacer biopsias para las que de otra manera se necesitaría una exploración quirúrgica. Los radiólogos intervencionistas a menudo trabajan con oncólogos para realizar procedimientos innovadores para tratar a pacientes con cáncer y mejorar su calidad de vida.