Opciones no quirúrgicas y quirúrgicas

Los trastornos del piso pélvico son tratables y controlables, y se observan mejores resultados en los pacientes cuando participan activamente en su atención.

Los especialistas del Centro del Suelo Pélvico en el George Washington University Hospital pueden ofrecer varias opciones de tratamiento no quirúrgico y quirúrgico para los trastornos del suelo pélvico.

Opciones no quirúrgicas

  • El fortalecimiento del suelo pélvico a veces puede ayudar a aliviar los síntomas de la incontinencia urinaria y la frecuencia. Un especialista en rehabilitación del suelo pélvico puede ayudarle a activar esos músculos de manera apropiada, usando herramientas de biorretroalimentación como el Ultrasonido en tiempo real. 
  • Se puede insertar un pesario en la vagina. Tiene la forma de un anillo y se puede dejar dentro del cuerpo todo el día para ayudar a sostener los órganos del suelo pélvico. Este aparato a medida es especialmente bueno para las mujeres que todavía quieren tener hijos en el futuro o aquellas que no son buenas candidatas para una reparación quirúrgica.
  • Se pueden enviar impulsos eléctricos a través del recto o la vagina para ayudar a controlar y estimular los músculos del suelo pélvico. Sin embargo, este tratamiento debe hacerse varias veces durante algunos meses.
  • Un programa de manejo intestinal y defecación estimulada (enemas, supositorios, medicamentos) pueden ayudarle a reducir la incontinencia intestinal o la constipación. 
  • El entrenamiento de la vejiga y orinar siguiendo un cronograma puede ayudar a entrenar a la vejiga y a volver a tener el control.
  • Se pueden recetar medicamentos para el control de la vejiga.

Opciones quirúrgicas

Para incontinencia urinaria

  • Una vejiga hiperactiva o la retención de orina se pueden tratar colocando electrodos en la región dorsal para enviar estímulos eléctricos a los nervios de la vejiga.
  • Se puede insertar un "cabestrillo" en la uretra durante un procedimiento mínimamente invasivo para que se mantenga en su posición natural. Este procedimiento se puede hacer en pacientes con incontinencia urinaria o disfunción del esfínter.
  • El tejido que rodea a la uretra se puede mejorar quirúrgicamente o "abultar" alrededor del esfínter para ayudar a fortalecer el esfínter.
  • Se puede hacer una cirugía de suspensión de cuello de la vejiga donde se hace una incisión en el abdomen y se adhiere la vejiga a un ligamento cerca del hueso púbico.
  • Se puede insertar un esfínter urinario artificial para ayudar a controlar los músculos del suelo pélvico. Este aro con forma de rosquilla se inserta alrededor de la uretra. Este aparato detiene el flujo de orina y lo libera cuando se lo presiona manualmente.

Para incontinencia fecal

  • La esfinteroplastia es la reparación directa de un defecto muscular.
  • El esfínter intestinal artificial es una rosquilla inflable que se implanta alrededor de los músculos del ano.
  • En la estimulación del nervio sacro, se colocan electrodos para estimular los nervios de la columna.
  • Colostomía (una parte del colon se dirige a una abertura en el abdomen para evitar una parte dañada del colon) o ileostomía (una parte del intestino delgado se dirige a una abertura artificial en el abdomen).