Opciones no quirúrgicas y quirúrgicas

Los trastornos del piso pélvico son tratables y controlables y los pacientes tienen los mejores resultados cuando son participantes activos en su cuidado.

Los especialistas del Centro del piso pélvico del Hospital de la Universidad George Washington pueden ofrecer varias opciones de tratamiento quirúrgico y no quirúrgico para trastornos del piso pélvico.

Opciones no quirúrgicas

  • El fortalecimiento muscular del piso pélvico a menudo puede ayudar a aliviar los síntomas de la incontinencia urinaria y la frecuencia urinaria. Un especialista en rehabilitación del piso pélvico puede ayudarlo a aprender a activar estos músculos adecuadamente, utilizando herramientas de biorretroalimentación como el ultrasonido en tiempo real.
  • Se puede insertar un pesario en la vagina. Es similar a un anillo y puede permanecer en el cuerpo todo el día para ayudar a dar soporte a los órganos del piso pélvico. Este dispositivo personalizado es especialmente bueno para las mujeres que aún quieren tener hijos en el futuro o para aquellas que no son buenas candidatas para la reparación quirúrgica.
  • Se pueden enviar impulsos eléctricos a través del recto o la vagina para ayudar a controlar y estimular los músculos del piso pélvico. Sin embargo, este tratamiento debe realizarse varias veces durante unos meses.
  • Un programa de manejo intestinal y la defecación estimulada (enemas, supositorios, medicamentos) pueden ayudar a reducir la incontinencia intestinal o el estreñimiento.
  • El entrenamiento de la vejiga y la micción programada pueden ayudar a reentrenar la vejiga y volverlo a controlar.
  • Se pueden recetar medicamentos para el control de la vejiga.

Opciones quirurgicas

Para incontinencia urinaria

  • La vejiga hiperactiva o la retención de orina pueden tratarse mediante la colocación de electrodos en la región espinal que envía estimulación eléctrica a los nervios de la vejiga.
  • Se puede insertar una "honda" en la uretra durante un procedimiento mínimamente invasivo para sostenerla en su posición natural. Esto se puede realizar en pacientes con incontinencia urinaria o disfunción del esfínter.
  • El tejido que rodea la uretra se puede realzar quirúrgicamente o "abultar" para ayudar a apretar el área alrededor del esfínter urinario.
  • La cirugía de suspensión del cuello de la vejiga se puede realizar haciendo una incisión en el abdomen y asegurando la vejiga a un ligamento cerca del hueso púbico.
  • Se puede insertar un músculo esfínter urinario artificial para ayudar a controlar los músculos del piso pélvico. Este anillo en forma de rosquilla se inserta alrededor de la uretra. Detiene el flujo de orina y, cuando se presiona manualmente, lo liberará.

Para incontinencia fecal

  • La esfinteroplastia es la reparación directa del defecto muscular.
  • El esfínter intestinal artificial es un donut inflable implantado que se coloca alrededor de los músculos anales.
  • En la estimulación del nervio sacro, los electrodos se utilizan para estimular los nervios espinales.
  • Colostomía (una parte del colon se dirige a una abertura en el abdomen para evitar una parte dañada del colon) o ileostomía (una parte del intestino delgado se dirige a una abertura artificial en el abdomen).