Degeneración artrítica causante de la estenosis del canal espinal lumbar

 

Logo del Centro de la Columna y el Dolor

 

La artritis es la degeneración de cualquier articulación del cuerpo. La degeneración es la pérdida de cartílago que genera inflamación y espolones óseos. Se puede producir artritis en la columna a medida que se produce degeneración de los discos y pérdida del contenido de líquido. Esto causa el aplastamiento de los espacios discales y pérdida de altura de los mismos. A medida que la columna se aplasta, ocurren dos cosas. En primer lugar, el peso se transfiere a las articulaciones facetarias detrás de la columna vertebral. En segundo lugar, los túneles por los que salen los nervios se vuelven más pequeños. A medida que las articulaciones facetarias experimentan mayor presión, comienzan a degenerarse y desarrollar artritis. Se forman espolones óseos, los que también pueden estrechar el espacio para los nervios. Además, los ligamentos alrededor de las articulaciones facetarias aumentan de tamaño, lo que disminuye el espacio para los nervios. Una vez que el espacio ha disminuido lo suficiente, los nervios se irritan, lo que produce síntomas. La pérdida de espacio alrededor de los nervios en la columna vertebral se denomina estenosis espinal.

Signos y síntomas de la estenosis del canal espinal lumbar

Inicialmente, la compresión de los nervios del canal espinal lumbar puede ocasionar dolor en las áreas conectadas a estos nervios, usualmente descrito como un dolor o una sensación de ardor. Normalmente, comienza alrededor de los glúteos y se extiende hacia la pierna. A medida que avanza, puede causar dolor en los pies. Cuando la compresión aumenta, el ardor estará ligado a entumecimiento y cosquilleo. No todos los pacientes experimentarán tanto dolor como entumecimiento y cosquilleo. El dolor que se extiende hasta la pierna a menudo se denomina ciática. Una vez que la compresión ha llegado a un nivel crítico, es posible que haya debilidad en una o ambas piernas. Algunos pacientes sufrirán de pie caído o la sensación de que su pie golpea el piso al caminar.

Diagnóstico

La estenosis del canal espinal lumbar puede ser diagnosticada usando el historial personal y un examen físico. Su médico puede comenzar por ordenar radiografías de la columna lumbar. Las radiografías solo muestran los huesos de la columna. En la radiografía, se notará la pérdida de altura de los espacios entre los discos o si hay espolones óseos. Se le solicitará que se incline hacia delante y atrás durante la radiografía para diagnosticar la inestabilidad de las articulaciones en la columna. Luego de que su médico revise las radiografías, es posible que le ordene una imagen por resonancia magnética (IRM) de su espalda. Esto mostrará los nervios y la columna vertebral.

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico de la estenosis espinal se centra en la restauración de su función y la minimización del dolor. La fisioterapia, incluidos ejercicios de estiramiento, masajes y fortalecimiento de los músculos abdominales, alivian los síntomas en el caso de muchos pacientes. Además, para algunos pacientes puede ser útil la tracción lumbar (terapia especializada de estiramiento de la columna para aliviar la presión). También el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) puede mejorar los síntomas. Debido a que el dolor es causado por una disminución del espacio que rodea los nervios, la reducción de la inflamación (hinchazón) alrededor del nervio puede ser muy eficaz a la hora de aliviar el dolor ocasionado por la estenosis del canal espinal lumbar. Además de los medicamentos, el uso de inyecciones de cortisona (un potente antiinflamatorio) puede resultar de gran ayuda. La inyección de cortisona puede disminuir la inflamación alrededor de los nervios de la columna así como el dolor.

Tratamiento quirúrgico

Por lo general, el tratamiento quirúrgico de la estenosis del canal espinal lumbar se reserva para aquellos pacientes que tienen una mala calidad de vida a causa del dolor y/o la debilidad. Los pacientes que se quejan de no poder caminar más de 1 a 2 cuadras, de pie caído y adormecimiento y hormigueo pueden ser candidatos para un tratamiento quirúrgico. El tratamiento puede incluir la extirpación del hueso y los espolones óseos que comprimen los nervios (laminectomía). Hay opciones de cirugía abierta y mínimamente invasivas disponibles. Si la artritis espinal ha avanzado hasta causar inestabilidad, es posible que se recomiende descompresión y fusión. Ambas opciones pueden aliviar el dolor de manera significativa. Asegúrese de charlar con su médico sobre las ventajas y desventajas de ambas posibilidades.

Controlar el dolor

El Centro de dolor de GW ayuda a la gente que vive con dolor agudo, subagudo o crónico, especialmente el dolor dorsal. El centro ofrece servicios de evaluación, tratamiento y seguimiento para varias afecciones que causan dolor