Logo del Centro de la Columna y el Dolor

 

Inyecciones epidurales de esteroides

Los esteroides ayudan a reducir la inflamación. Las inyecciones epidurales de esteroides se usan para administrar el medicamento a un sector cercano a la lesión dentro de la columna. A menudo usadas para retrasar la cirugía, las inyecciones epidurales de esteroides pueden tratar problemas como irritación de la raíz nerviosa, radiculopatía (ciática), enfermedad degenerativa de disco, artritis de columna, dolor posquirúrgico y neuralgia posherpética. También pueden ayudar a aliviar el dolor en el cuello, hombros, brazos, glúteos, cadera y/o piernas.

Con la orientación de imágenes de rayos X, los radiólogos intervencionistas pueden ubicar las áreas de dolor y colocar una inyección de manera precisa. A menudo, se inyecta un anestésico local con el esteroide para proporcionar un alivio del dolor de corto plazo e información de diagnóstico. Los pacientes pueden sentir una ligera debilidad, adormecimiento o sensación extraña en la columna por algunas horas después de la inyección. Algunas personas sienten un leve aumento del dolor que dura por varios días, a medida que pasa el efecto de los analgésicos antes de que el medicamento inflamatorio surte efecto.

Infiltraciones en articulaciones facetarias (bloqueo de la rama medial intraarticular)

Las articulaciones facetarias, fuentes comunes de dolor, desempeñan un rol importante de sostén de la columna y a menudo se ven afectadas por la artritis degenerativa o lesiones agudas como el síndrome del latigazo cervical. Estas articulaciones pueden causar dolor en la espalda baja, los glúteos o las caderas y piernas.

Durante las infiltraciones intraarticulares, las articulaciones se penetran con una aguja seguida de una inyección de contraste para confirmar la colocación. Luego, se inyecta una combinación de anestesia local y esteroides. Los bloqueos de la rama medial involucran la inyección de una pequeña cantidad de anestesia local en los dos nervios pequeños que se conectan a cada articulación facetaria. Este procedimiento altamente específico es de diagnóstico y con frecuencia se usa con ablación por radiofrecuencia.

Infiltraciones en las articulaciones sacroilíacas

Las articulaciones sacroilíacas están ubicadas donde se unen la columna y la pelvis, y son susceptibles al estrés, lesiones y la artritis y provocan dolor en la espalda baja. A menudo responden a las inyecciones de esteroides bajo guía fluoroscópica.

Discografía (provocativa)

La discografía provocativa se usa para diagnosticar alteraciones de disco interno y el dolor discogénico resultante. Este procedimiento se divide en componentes provocativos y morfológicos. La parte provocativa consiste en un intento de reproducir el dolor "típico" del paciente. Los discos anormales se identifican e inyectan; también se inyectan los discos de control (normales) adyacentes. El dolor concordante se suscita al inyectar el disco anormal, replicando el dolor típico del paciente. La morfología de los discos a menudo a menudo se puede identificar mediante la inyección de material de contraste y se puede confirmar mediante una tomografía computarizada posterior al procedimiento. La combinación de la información recabada a partir de estos dos componentes del estudio puede ser útil para identificar la causa del dolor de espalda baja relacionado con los discos.

Intervenciones del sistema nervioso simpático

El sistema nervioso simpático, el cual controla las actividades involuntarias como la dilatación de la pupila, la digestión y la frecuencia cardíaca, pueden contribuir a varios síndromes de dolor. Las intervenciones orientadas a este sistema involucran inyecciones de anestesia local en los ganglios simpáticos en la columna cervical o lumbar. La ablación por radiofrecuencia, la neurólisis química y la estimulación de la columna vertebral son otros procedimientos que se enfocan en este sistema.

Lisis de adherencias epidurales

En raras ocasiones después de una cirugía de cuello o de espalda baja, se desarrolla tejido cicatricial (adhesiones) en torno a la raíz nerviosa, provocando compresión y dolor intenso. Con un catéter dirigible colocado a través de una aguja introductora, estas adherencias se destruyen o "rompen". La lisis de adherencias epidurales se recomienda para aquellos pacientes que no han tenido éxito con tratamientos conservadores, como medicamentos e inyecciones epidurales.

Descompresión percutánea de hernia discal lumbar (DEKOMPRESSOR®, ACUTHERM®)

La descompresión discal puede ser eficaz para el tratamiento de pequeñas hernias discales contenidas que principalmente causan dolor en las extremidades inferiores. Este procedimiento involucra la extracción de material nuclear del disco para reducir la presión en las raíces nerviosas y potencialmente resolver la protusión discal. En este procedimiento, un pequeño dispositivo de extracción ingresa en el disco a través de una aguja.

Anuloplastia intradiscal (IDET®, BIACUPLASTIA TRANSDISCAL)

Estos procedimientos se usan para el tratamiento de dolor en la espalda relacionado con el disco. La energía térmica se aplica en el sector posterior del disco, lo que resulta en la formación de colágeno que "sella" el disco y reduce el desarrollo anormal de los nervios en su interior. En una IDET, un catéter ingresa en el disco a través de una aguja introductora. La biacuplastia transdiscal se realiza a través de un método bipolar, creando un campo entre dos agujas introductoras.

Inyecciones de punto gatillo

En ciertos casos, el origen del dolor es un músculo específico que desarrolla bandas tensas ya sea como un proceso primario o como resultado de un gatillo subyacente. Estos puntos gatillo pueden tratarse con inyecciones de anestesia local, a menudo con esteroides, como parte de un plan de tratamiento que también incluye fisioterapia, estiramiento y otras modalidades.

Inyecciones de toxina botulínica (BOTOX®, MYOBLOC®)

Existen cada vez más evidencias que sugieren que las inyecciones de toxina botulínica pueden ayudar a detener los espasmos musculares cuando son inyectadas directamente en el músculo y pueden ser beneficiosas para tratar trastornos musculoesqueléticos, como fascitis plantar, epicondilitis lateral y síndrome de dolor miofascial. Estas modalidades de tratamiento centrado en músculos específicos a menudo se utilizan después del fracaso de terapias conservadoras. La combinación de estas inyecciones con sesiones intensivas de fisioterapia suele ser beneficiosa. La toxina botulínica está formada por bacterias que causan la intoxicación alimentaria, pero generalmente no causa daño cuando se administra en inyecciones de pequeñas dosis.

Controlar el dolor

El Centro de dolor de GW ayuda a la gente que vive con dolor agudo, subagudo o crónico, especialmente el dolor dorsal. El centro ofrece servicios de evaluación, tratamiento y seguimiento para varias afecciones que causan dolor