Hay varias opciones de tratamiento para los fibromas uterinos. Normalmente, se considera el tratamiento si los síntomas causan incomodidad, riesgos a la salud o si el tamaño y la ubicación del fibroma afecta la fertilidad.

Observación atenta y examen pélvico anual

Cuando no se presentan síntomas, los ginecólogos normalmente recomiendan una "observación atenta" o simplemente controlar los síntomas. En la mayoría de las mujeres, este enfoque será el único requerimiento.

Medicamentos

Los analgésicos de venta libre muchas veces son suficientes para controlar el dolor. Ya que el crecimiento de fibromas se ha vinculado a ciertas hormonas, los medicamentos que bloquean hormonas también pueden ofrecer alivio porque reducen las tasas de crecimiento anormal y hasta encogen el mioma.

Podcast: beneficios de la cirugía ginecológica mínimamente invasiva

Aprenda sobre las cirugías ginecológicas mínimamente invasivas más comunes y sus beneficios (menos complicaciones y recuperación más rápida) en este podcast educativo sobre salud.

Escuchar el podcast

Miomectomía

En una miomectomía abdominal, los fibromas se extirpan quirúrgicamente del útero. Según el tamaño y ubicación de los fibromas, una miomectomía abdominal puede hacerse mediante una cirugía laparoscópica ambulatoria, una cirugía robótica o una cirugía abierta donde se necesite una internación de uno a tres días en el hospital. La miomectomía abdominal es una cirugía mayor donde se extirpan los fibromas y se vuelve a coser el útero.

La miomectomía abdominal es cada vez menos invasiva gracias al desarrollo de nuevas técnicas laparoscópicas. Muchas pacientes que antes hubiesen tenido que hacerse una cirugía abierta ahora pueden hacerse una cirugía mínimamente invasiva. En general, este es un procedimiento exitoso para controlar los síntomas, pero la dificultad de la cirugía dependerá de la cantidad de fibromas que tiene la paciente. Además, los fibromas pueden volver a crecer en el futuro.

La miomectomía histeroscópica es un procedimiento que se usa para extirpar los fibromas que ingresan a la cavidad uterina y causan anomalías en el sangrado menstrual. El procedimiento se realiza por la vagina como cirugía ambulatoria. Las pacientes suelen regresar a su casa el día de la cirugía y generalmente pueden volver a trabajar al día siguiente. Para controlar el dolor en general basta con tomar analgésicos de venta libre suaves.

La miomectomía es el procedimiento preferido por las mujeres que quieren preservar su fertilidad, ya que otras técnicas de conservación uterina (embolización de las arterias uterinas y miólisis) pueden tener más efectos adversos en la integridad del útero y complicar futuros embarazos.

Histerectomía

Una histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero de la mujer. Generalmente realizada por un ginecólogo, una histerectomía puede ser total (donde se quita todo el útero y cuello del útero) o subtotal (donde se deja el cuello del útero). En algunos casos también se hace una ooforectomía (extirpación de ovarios) junto con la histerectomía.

Las mujeres que se hacen una histerectomía con la extirpación de ambos ovarios pierden gran parte de su capacidad de producir las hormonas estrógeno, progesterona y testosterona. Como resultado, pueden ingresar en lo que se conoce como "menopausia quirúrgica" y probablemente tengan sofocos, sudoración nocturna y otros síntomas de la menopausia. Las mujeres que se hacen una histerectomía sin que se le extirpen los ovarios no presentarán síntomas de la menopausia, pero dejarán de menstruar y ya no podrán quedar embarazadas.

La histerectomía se puede hacer a través del abdomen, la vagina o con una laparoscopía. En la histerectomía abdominal, que ha sido el método quirúrgico tradicional para las mujeres con fibromas sintomáticos, se hace una sola incisión abdominal larga y está asociada con hospitalizaciones y recuperación más prolongadas y tasas más altas de complicaciones. Los métodos menos invasivos, como la histerectomía vaginal o laparoscópica, tienen tiempos de recuperación más cortos y tasas más bajas de complicaciones. Algunas histerectomías mínimamente invasivas ahora se hacen rutinariamente como cirugías ambulatorias y las pacientes pueden volver a trabajar en menos de dos semanas.

Embolización de las arterias uterinas (EAU)

Con una EAU, un procedimiento mínimamente invasivo, se puede evitar un tratamiento quirúrgico. Durante el procedimiento, la paciente está sedada pero consciente. Se coloca un catéter pequeño en una arteria en la ingle y se lo dirige al suministro sanguíneo de los fibromas.

Las investigaciones indican que la embolización de fibromas es al menos un 85 por ciento eficaz en la reducción del sangrado y alivio del dolor. Muchas mujeres indicaron notar un gran cambio en sus síntomas en pocos días. En la mayoría de las pacientes, la EAU reduce o alivia completamente sus síntomas.