El sistema automatizado de ultrasonido de mama (ABUS) es una técnica nueva para detectar hasta un 30 por ciento más de cáncer en las mujeres que tienen tejido mamario denso (más fibroso o glandular que graso), incluso si ese es el único factor de riesgo adicional.

ABUS se puede utilizar para detectar la presencia de cáncer en aquellas mujeres en las cuales la mamografía sola puede resultar insuficiente, dada la gran densidad del tejido mamario. Al usar el ultrasonido, no existe la radiación ionizante, y ABUS es un modo rápido, indoloro y efectivo de captar imágenes de mamas densas.

A través del volumen que permite el ultrasonido 3D y el software U-Systems, los radiólogos pueden controlar cientos de "cortes" de imágenes de tejido mamario, para observar las capas del tejido denso a fin de detectar aquellos cánceres de mama que pueden no haber aparecido en una mamografía.

Un examen ABUS completo puede tardar aproximadamente 15 minutos. Mientras yacen cómodamente sobre una camilla, la mayoría de las pacientes opinan que el procedimiento ABUS es indoloro; sin embargo, algunas mujeres que tienen tejido mamario muy sensible se han quejado de haber sufrido algún tipo de incomodidad durante el proceso de escaneo.

Antes de comenzar el examen, el operador de ABUS coloca una membrana transparente en el escáner de ultrasonido. Se esparce una capa de loción sobre la mama, lo cual garantiza un buen contacto entre el transductor y la piel. Para garantizar la mejor calidad de imagen, la membrana estabilizante transparente del somo•v ABUS se ubica sobre la mama durante el escaneo, esto hace que el tejido mamario se aplane con suavidad contra el cuerpo y se evita que la mama se mueva.

Un escaneo de previsualización de 10 segundos determina automáticamente el tipo de tejido mamario singular, para que se puedan establecer los parámetros ideales de diagnóstico por imágenes por ultrasonido, a través del software. Durante el escaneo de imágenes, que tarda aproximadamente 60 segundos, el técnico hace un seguimiento en la pantalla del monitor, en tiempo real, para garantizar una correcta cobertura de la mama y del tejido adyacente durante el escaneo. Normalmente se realizan tres escaneos en cada mama, para lograr un escaneo completo del volumen mamario.

Un radiólogo especializado interpreta el escaneo ABUS, junto con la mamografía y la historia clínica de la paciente. El resultado en su conjunto es un modo más exacto de detectar el cáncer de mama en mujeres que tienen mamas densas. Las mujeres con antecedentes de cáncer, cirugía de mama o implantes se pueden beneficiar de la información adicional que ofrece ABUS.