Para programar una cita, llame al 1-888-4GW-DOCS, o busque un médico online.

Cáncer de garganta (orofaríngeo)

Los tipos de cáncer en la orofaringe (parte posterior de la boca donde comienza la garganta) a menudo comienzan en las amígdalas, el paladar blando o la base de la lengua. Los factores de riesgo del cáncer de garganta incluyen el tabaquismo y consumo de alcohol, y el virus del papiloma humano (VPH). Los síntomas pueden incluir el desarrollo de amígdalas asimétricas, malestares como dolor persistente de garganta o que se extiende a un oído, dificultad para tragar, voz ahogada o un bulto en el cuello. En ocasiones, un bulto o una masa en el cuello puede ser un signo inicial.

Joel Hinzman tenía cáncer de boca en etapa cuatro. Después de participar en un estudio clínico en GW Hospital, ahora ya no tiene cáncer.

Diagnóstico

A menudo, los médicos pueden detectar tumores en esta zona sin instrumentos especiales, pero es posible que necesiten utilizar espejos especiales o telescopios de fibra óptica, o bien tocar la parte posterior de la garganta con un dedo enguantado. Luego, pueden realizar una biopsia para confirmar el diagnóstico de cáncer. En algunos casos, las biopsias pueden realizarse en el consultorio con anestesia local. Se puede usar el diagnóstico por imágenes radiológicas (tomografía computarizada, IRM o PET) para evaluar la extensión del tumor y en qué etapa se encuentra el cáncer.

Tratamiento

El tratamiento de cáncer orofaríngeo a menudo consiste en una cirugía o radioterapia, con o sin quimioterapia. Los tumores pequeños pueden extirparse quirúrgicamente sin pérdida de funcionalidad de la garganta. Los tumores más grandes pueden extirparse quirúrgicamente, en caso de ser necesario, pero estas cirugías requieren la reconstrucción de la garganta y pueden afectar adversamente la capacidad de tragar.

Microcirugía con láser para tumores de orofaringe

Una nueva opción disponible para algunos pacientes con una excelente función deglutoria es la cirugía mínimamente invasiva con láser. Con este tipo de cirugía, no suele requerirse una reconstrucción, particularmente en las áreas alrededor de las amígdalas y en la base de la lengua. Algunos pacientes con tumores en el paladar blando pueden necesitar una reconstrucción que puede efectuarse al transferir tejido de un área adyacente de la boca en vez de un procedimiento de reconstrucción mayor. Sin embargo, las resecciones más grandes pueden requerir una reconstrucción mayor.

Cuando los tumores se encuentran en las etapas iniciales, es posible que lo único que se necesite sea un tratamiento quirúrgico. Una ventaja importante de la cirugía mínimamente invasiva es que puede ayudar a preservar los órganos y la función salival cuando se usa para tratar tumores cancerígenos. Eso facilita el mantenimiento de la higiene y funcionalidad bucal y dental, y ayuda a prevenir la formación de caries a causa de la radioterapia.

Normalmente, la radioterapia hace que una cantidad significativa de tejido normal, incluidas las glándulas salivales mayores y menores, quede sujeta a los efectos secundarios de la radiación. La planificación de radioterapia avanzada seguida por la aplicación mediante el uso de radioterapia de intensidad modulada (IMRT) permite la máxima protección de las glándulas salivales pata aquellos que requieren radioterapia en cabeza y cuello. También es posible que un paciente sea sometido a un procedimiento de transferencia de la glándula submandibular (salival), en el que el cirujano aleja la glándula del campo de radiación a fin de protegerla y conservar el flujo de saliva, lo que resulta esencial a la hora de tragar y hablar.

En el caso de ciertos tumores, cuando una cirugía que conserve el órgano y la función no sea factible, se da la alternativa de quimioterapia con radioterapia.

US News and World Report informa alto desempeño del hospitalReconocimiento de U.S. News & World Report

U.S. News & World Report otorgó a GW Hospital la calificación "High Performing" (alto desempeño) en atención de pacientes con cáncer para 2019-2020. La calificación de "alto desempeño" da cuenta de los hospitales que se cuentan entre el 10 por ciento más alto en términos de desempeño en esta área, y reconoce a especialidades en las que el centro tuvo un desempeño considerablemente superior al promedio nacional.

Tipos de cáncer de laringe (cuerdas vocales)

La laringe (cuerdas vocales) se encuentra ubicada justo debajo de la garganta. Contiene las cuerdas vocales y es necesaria para producir la voz, respirar y tragar. El tabaquismo, ser fumador pasivo y el consumo excesivo de alcohol pueden aumentar el riesgo de cáncer de laringe. Entre los síntomas del cáncer de laringe están el dolor de garganta permanente, problemas o dolor al tragar, bultos en el cuello o en la garganta, ronquera o cambios en la voz, tos persistente y dolor de oído.

Diagnóstico

Es posible que su médico utilice un laringoscopio para examinar su laringe y la zona que la rodea en busca de bultos, masas anómalas o cambios en el color del tejido. Puede hacerse una biopsia de las zonas sospechosas para averiguar si estas lesiones son cancerosas.

Cuando los pacientes reciben un diagnóstico de cáncer, el equipo multidisciplinario de especialistas de cabeza y cuello en GW Hospital trabaja para desarrollar un plan de tratamiento basado en la ubicación y etapa del cáncer. El tratamiento puede incluir cirugía láser, cirugía abierta, quimioterapia o radiación. El tratamiento se individualiza mientras se siguen pautas nacionales establecidas.

Cirugía láser mínimamente invasiva

Muchos pacientes son candidatos válidos para los tratamientos con láser mínimamente invasivos, que se pueden realizar a través de la boca sin necesidad de incisiones. Los cirujanos del GW Hospital son excelentes a la hora de utilizar cirugía láser para tratar cánceres tanto en las cuerdas vocales como en la parte superior de la laringe.

En este tipo de cirugía, el médico coloca un tubo estrecho e iluminado denominado laringoscopio en la boca del paciente para ver la garganta y la laringe. Luego, y gracias a un microscopio equipado con un láser, se puede ver una imagen muy magnificada de la laringe. El tumor se extirpa de forma muy precisa mediante cortes microscópicos realizados con el láser. En la mayoría de los casos, el paciente no necesita una traqueotomía temporal.

Los cirujanos del GW Hospital también pueden utilizar cirugía láser para tratar otro tipo de cánceres en la parte posterior de la garganta y de la lengua, así como en otras zonas de la garganta. Este enfoque permite proteger al máximo la funcionalidad y la estética de los órganos, y favorece una recuperación relativamente rápida.

Cáncer oral

El cáncer oral puede presentarse en los labios, las encías, la lengua, el revestimiento interno de las mejillas y en el paladar y la base de la boca. Los factores de riesgo incluyen el consumo de tabaco y alcohol, además de la exposición al virus del papiloma humano (VPH).

Los síntomas incluyen una herida que no sana, la cual puede ser dolorosa o no, en la lengua, en la base de la boca o en la cara interna de la mejilla. La úlcera puede aumentar de tamaño y otros síntomas pueden incluir dolor nuevo o aumentado, dolor al tragar, dolor en los oídos, cambios en el habla o un bulto en el cuello. Si tiene una úlcera bucal que no sana en un plazo de tres semanas, debería de consultar a un médico.

Diagnóstico

Un médico revisará su historial médico y realizará un examen físico del área. Generalmente, el examen cubre toda la región de la cabeza y el cuello, que incluye la garganta, la nariz y los oídos.

Es posible que los médicos recomienden un tipo especializado de radiografía, como por ejemplo una tomografía computarizada o una IRM. Los médicos también podrían pedirle que se tome una radiografía o se realice una tomografía computarizada del tórax, para evaluar la posible propagación de la enfermedad a los pulmones, el lugar más común de propagación fuera del cuello.

En este punto, a menudo se hace una biopsia (se extrae una pequeña porción de tejido del supuesto tumor) al paciente en el consultorio del médico. El cirujano también puede solicitar una biopsia con el paciente bajo anestesia. También se suele recomendar una evaluación de toda la garganta, la laringe, el esófago y la tráquea, ya que un porcentaje de los pacientes que tienen cáncer de boca, garganta o laringe también pueden tener otro tumor en otro lugar de la cabeza o el cuello.

Tratamiento

Las tres opciones principales para tratar los tipos de cáncer de la cavidad bucal son cirugía, radioterapia y quimioterapia, dependiendo de la estadificación. Por ese motivo, una persona con cáncer en la cavidad bucal puede que también visite a un especialista del área de radioncología y de oncología médica.

La extracción quirúrgica es la primera línea de tratamiento para la mayoría de los tipos de cáncer oral. En el caso de los tumores que están en una etapa temprana, se tratan en la boca, a veces con el uso de láser. Debido a que los tumores en la boca pueden propagarse hacia los ganglios linfáticos del cuello, es posible que también se requiera la extirpación de esos ganglios.

En el caso de los tumores más grandes, puede que se necesite realizar una cirugía reconstructiva luego de la extirpación del cáncer para restaurar la forma y la función de la boca. Generalmente, esto se puede realizar en el mismo procedimiento.

Reconstrucción

Los cirujanos de GW Hospital usan técnicas quirúrgicas de avanzada, para ayudar a los pacientes a recuperar la función y la apariencia de la boca luego de una cirugía. La reconstrucción puede ser tan sencilla como reposicionar los músculos de la lengua de la mejor manera posible luego de la extracción del cáncer de lengua, o realizar un injerto de piel para reemplazar el revestimiento perdido de la cavidad bucal. En el caso de los tipos de cáncer avanzados, se requiere una reconstrucción más avanzada. En dichos casos, no solo se necesita reemplazar una mayor porción del recubrimiento de la cavidad oral, sino también puede ser necesario reemplazar hueso, como de la mandíbula, que se extraen de otras partes del cuerpo. Por ejemplo, se pueden extraer piel y músculo del pecho para reconstruir la lengua y boca. También se puede extraer piel del área de la muñeca para usarla como revestimiento en la boca y para reconstruir la lengua. Se puede extraer hueso, con o sin piel, de la pantorrilla, cadera o del omóplato, para reconstruir las mandíbulas superior o inferior.

Rehabilitación

Luego del tratamiento de los tipos de cáncer de la cavidad bucal, ya sea con cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de esas técnicas, puede que varias funciones importantes de la cavidad bucal resulten severamente afectadas. Estas incluyen lubricación de la boca y garganta, tragar sin atragantarse con alimentos o líquidos, el habla y el movimiento de las áreas donde se realizó la cirugía. La rehabilitación de varias funciones de la boca puede lograrse con la ayuda de un fonoaudiólogo.

Tumores y cáncer de paratiroides

Las glándulas paratiroides son cuatro glándulas pequeñas en el cuello que producen una hormona que ayuda a regular el calcio. Un adenoma paratiroideo es un tumor no cancerígeno (benigno) que se encuentra en estas glándulas y puede ser causado por un problema genético. La causa más común de un adenoma paratiroideo es el hiperparatiroidismo, que genera mayores niveles de calcio en sangre.

Hay un cáncer poco común que se forma en los tejidos de una o más de las glándulas paratiroides. Se trata con cirugía o radioterapia. Los cirujanos de GW Hospital ofrecen paratiroidectomía guiada mínimamente invasiva, con o sin asistencia por video.

En la cirugía asistida por video, los médicos utilizan incisiones precisas y endoscopios para poder localizar con mayor exactitud los tumores paratiroideos a través de incisiones más pequeñas y extirpar la glándula afectada.

Obtenga más información sobre las afecciones que incluyen la tiroide y glándulas paratiroides >

Trastornos y tumores de las glándulas salivales

Los conductos salivares drenan las glándulas salivales, pero a veces los químicos de la saliva se cristalizan y forman cálculos que bloquean los conductos, lo cual causa dolor e hinchazón. Además de dolor e inflamación, las personas que tienen cálculos en los conductos salivales también pueden sufrir de sequedad bucal, dificultad para tragar o abrir la boca y, si no se tratan, pueden contraer infecciones reiteradas en las glándulas salivales.

A menudo, los cálculos en las glándulas salivales se descubren a través de un examen de la cabeza y el cuello por parte de un médico que observa una o más glándulas salivales agrandadas y sensibles. Es posible que el médico pueda sentir el cálculo durante el examen. Escaneos tales como radiografías, ultrasonidos o tomografías computarizadas de la cara pueden confirmar el diagnóstico.

Tratamiento innovador mínimamente invasivo

Los tratamientos anteriores para cálculos en las glándulas salivales requerían cirugía abierta y una hospitalización breve. Sin embargo, los cirujanos de GW Hospital ahora ofrecen un nuevo tratamiento para los cálculos en las glándulas salivales. Pionero en Europa, la sialoendoscopia es una técnica que ofrece un tratamiento mínimamente invasivo de cálculos en las glándulas salivales, además del tratamiento de una variedad de problemas de las glándulas salivales.

Esta técnica usa un endoscopio especialmente diseñado (un tubo con luz pequeño con una cámara en el extremo) y otros instrumentos, que permiten un acceso único al sistema ductal salival, donde se realizan los procedimientos intervencionistas para extraer o fragmentar los cálculos. El procedimiento se puede realizar con seguridad con anestesia local en el consultorio del cirujano y, generalmente, se demora 30 minutos en hacerlo.

Tumores

Las glándulas parótidas, las glándulas salivales más grandes, se encuentran a cada lado del rostro, justo delante de las orejas. La mayoría de los tumores de las glándulas salivales se encuentran en las glándulas parótidas. La mayoría de estos tumores son benignos (no cancerosos) y los tumores más comunes de las glándulas parótidas son adenomas pleomórficos. Las lesiones cancerosas más comunes de la glándula parótida son el cáncer mucoepidermoide y el cáncer adenoide quístico.

Una gran cantidad de glándulas salivales menores existen en todo el revestimiento de la boca, el paladar, la garganta e incluso la nariz y los senos paranasales, y los tumores pueden desarrollarse en cualquiera de estas áreas. A veces ocurren en la laringe y las vías respiratorias superiores del pulmón, en particular la tráquea y los bronquios.

Síntomas

La mayoría de estos tumores se identifican como una masa asintomática. Para los tumores de las glándulas parótidas, la masa es a menudo una inflamación indolora, pero firme, que puede aumentar de tamaño. Estas masas suelen ser de crecimiento lento; no obstante, la velocidad lenta y el crecimiento casi imperceptible pueden ser engañosos. La falta de dolor o malestar y crecimiento lento no siempre son un signo de un tumor benigno. Los tumores cancerosos suelen ser indoloros y de crecimiento lento también. Algunos pacientes experimentan crecimiento rápido del tumor o dolor y debilidad de los músculos faciales. Estos son posibles síntomas de cambio canceroso.

Diagnóstico

Si usted o un médico descubren una masa en su cuello, que puede o no ser de las glándulas salivales, es necesario consultar a un otorrinolaringólogo (también conocido como "ENT" o cirujano de cabeza y cuello). En base al examen, el médico debe ser capaz de determinar dónde se ha iniciado el tumor, observando la ubicación exacta de la masa.

No todas las masas o protuberancias de las principales glándulas salivales son tumores. Los quistes benignos o quistes obstructivos también aparecen como una masa. Dos pruebas que son útiles para determinar la naturaleza de la masa son la biopsia por aspiración con aguja fina y el diagnóstico por imágenes radiológicas, que a menudo es una tomografía computarizada. Durante una biopsia con aguja fina, un cirujano especializado en cabeza y cuello inserta una aguja, acoplada a una jeringa, en la masa directamente a través de la piel (similar a un análisis de sangre). La muestra de las células tumorales se envía a un laboratorio para su análisis.

Un médico puede solicitar otras imágenes o pruebas. Los escáneres típicamente no se utilizan para proporcionar un diagnóstico, sino para ayudar al cirujano a confirmar la ubicación exacta de la masa, su tamaño, la naturaleza sólida o quística de la lesión, así como la extensión de la lesión. Esta es una información útil tanto para el diagnóstico como para la planificación del tratamiento. Las masas a veces están situadas fuera de las glándulas salivales principales, pero adyacentes a ellas.

Tratamiento

Los tumores de las glándulas salivales se tratan mediante extirpación quirúrgica. En el caso de tumores benignos, la cirugía con extirpación completa del tumor es el único tratamiento curativo (es decir, la radioterapia o quimioterapia) necesario.

En los casos en que los tumores de las glándulas salivales son cancerosos, la cirugía es el tratamiento más eficaz. Sin embargo, en algunos pacientes también se recomienda la radioterapia. La necesidad de radioterapia se determina por numerosos factores incluyendo el tipo exacto de cáncer y su grado, el tamaño del tumor y la ubicación del tumor.

Cáncer de tiroides

La glándula tiroidea, ubicada en la base del cuello, produce hormonas que regulan el metabolismo, el ritmo cardíaco y la temperatura corporal. Los factores de riesgo de cáncer incluyen exposición a la radiación (incluido el tratamiento previo de cánceres de cabeza y cuello), historial personal o familiar de bocio (agrandamiento de la tiroides) y ciertos síndromes genéticos heredados.

Los síntomas del cáncer de tiroides incluyen un bulto en el cuello, cambios en la voz, dificultad para tragar, dolor de cuello y garganta, y ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Diagnóstico

Los médicos emplean diversos métodos para diagnosticar el cáncer de tiroides, incluidos un examen físico, análisis de sangre para medir los niveles de la hormona estimulante de la tiroides, una biopsia por punción para examinar las células de la tiroides y exámenes de diagnóstico por imágenes, como un ultrasonido de la tiroides.

Tratamientos

Un equipo multidisciplinario compuesto por cirujanos de la tiroides, endocrinólogos, radiólogos y especialistas en medicina nuclear se reúnen para brindar asistencia de cáncer integral para pacientes con cáncer de tiroides. Los cirujanos altamente especializados de GW Hospital llevan a cabo procedimientos que pueden extirpar el cáncer y, a la vez, preservar los nervios de la laringe y las glándulas paratiroides.

Una de estas cirugías para determinados pacientes con nódulos tiroideos es una tiroidectomía mínimamente invasiva asistida por video. Este procedimiento involucra el uso de un endoscopio para extirpar la totalidad o parte de la tiroides. Al usar un endoscopio y otros instrumentos especiales, los cirujanos pueden realizar incisiones más pequeñas.

Obtenga más información sobre las enfermedades de la tiroides >