Acute Sinusitis (Sinusitis aguda)

La sinusitis aguda es una inflamación o hinchazón del tejido que rodea los senos paranasales. Los senos paranasales habitualmente están llenos de aire pero pueden bloquearse y llenarse de líquidos, lo que provoca una infección. Entre las afecciones que pueden causar el bloqueo de los senos paranasales se encuentran el resfriado común, la rinitis alérgica (inflamación del revestimiento de la nariz), los pólipos nasales (pequeños crecimientos del revestimiento de la nariz) o el tabique desviado (desvío en la cavidad nasal). Las alergias también pueden causar hinchazón y un mal drenaje de los senos paranasales.

Los tratamientos comunes incluyen antibióticos, descongestivos orales/tópicos, gotas/aerosoles recetados y de venta libre y antihistamínicos.

Puede ser necesario realizar una cirugía de los senos paranasales si los medicamentos no son efectivos para desbloquear los senos o si existen pólipos nasales. Se puede realizar una reducción de los cornetes nasales, que trata los huesos de los canales nasales, para contraer de manera permanente las membranas inflamadas de la nariz.

Sinusitis crónica

La infección y la inflamación crónicas de los senos paranasales pueden causar sinusitis crónica, una afección en la cual los pacientes tienen una variedad de síntomas persistentes que incluyen congestión nasal, obstrucción nasal, dolor y presión facial, pérdida del gusto y el olfato, dolor de dientes y letargo. Aunque los médicos no comprenden todas las causas de la sinusitis crónica, los resfriados frecuentes, las alergias por inhalación, los pólipos o tumores nasales, un tabique desviado, los traumatismos nasales y las enfermedades granulomatosas son algunas de las posibles causas de la sinusitis crónica.

La cirugía de senos paranasales endoscópica mínimamente invasiva, y otras técnicas como la sinuplastia con balón, se puede aplicar para abrir los senos paranasales y mejorar los patrones de drenaje. Normalmente, los pacientes experimentan menos infecciones e infecciones de menor gravedad en los senos paranasales y se mejoran con mucha más rapidez si se someten a un tratamiento médico después de la cirugía.

Fístulas de líquido cefalorraquídeo (CFS) (encefalocele)

La fístula de líquido cefalorraquídeo, o encefalocele, puede ocurrir como resultado de un traumatismo, obesidad, alta presión intracraneal u otras causas desconocidas. Los pacientes suelen experimentar un drenaje despejado en una de las fosas nasales, lo que puede empeorar si se agacha, hace ejercicio o se esfuerza. Las fístulas de líquido cefalorraquídeo pueden causar graves complicaciones, como meningitis (inflamación de las membranas cerebrales) o neumocéfalo (aire en el cerebro).

Tradicionalmente, las fístulas se restauraban mediante grandes incisiones del cráneo, ventanas óseas, retracción cerebral, para encontrar la fístula y repararla. Los cirujanos de The George Washington University Hospital ahora utilizan las más recientes técnicas endoscópicas mínimamente invasivas lo que les permite encontrar y reparar estas fístulas a través de la nariz del paciente, con lo que se evitan las incisiones del cráneo. Los pacientes a menudo experimentan menos complicaciones, menos dolor y dejan el hospital más rápidamente gracias al uso de estas técnicas.

Sangrados nasales (epistaxis)

Los sangrados nasales son un problema médico común y en la mayoría de los casos no necesitan tratamiento. Cuando sí requieren atención médica, los sangrados nasales habitualmente suelen controlarse mediante un simple tapón o una cauterización. En casos graves, el sangrado puede ser el resultado de daños en la arteria esfenopalatina, un vaso sanguíneo en la parte posterior de la nariz. En esos casos, los cirujanos de GW Hospital a menudo pueden detener el sangrado al insertar un endoscopio, una larga varilla iluminada, a través de la nariz para identificar la arteria que sangra y cauterizar o colocar un clip en la arteria para producir resultados inmediatos. Luego de la cirugía, las molestias suelen ser mínimas y pueden incluir cierta congestión nasal. A menudo, los pacientes pueden volver a su casa el mismo día o al día siguiente.

Tumores de la nariz y los senos paranasales

Numerosos tipos de tumores benignos y malignos pueden aparecer en la nariz y las cavidades de los senos paranasales. A menudo, estas lesiones pueden extenderse hasta el cerebro y la base del cráneo. Tradicionalmente, estos tumores se han extirpado con diversas incisiones faciales o craneales. Los avances en las técnicas endoscópicas mínimamente invasivas ahora les permiten a los cirujanos de GW Hospital extirpar estos tumores completamente y de manera más segura sin tener que practicar incisiones faciales. Los cirujanos pueden extirpar estos tumores a través de la nariz del paciente, una apertura natural, y evitar las incisiones faciales o del cráneo. Normalmente, los pacientes experimentan menos complicaciones y dolores, y dejan el hospital antes gracias al uso de estas técnicas.