Asistencia para conservar las funciones cerebrales críticas

A fin de prepararse para cirugías de tumores cerebrales o epilepsia o para colocación de dispositivos como un implante de estimulación cerebral profunda (DBS), la craneotomía con paciente despierto se realiza para determinar cuáles son las áreas del cerebro responsables de ciertas funciones. En este procedimiento, los cirujanos estimulan eléctricamente las regiones del cerebro mientras el paciente está despierto para crear un mapa de las áreas que deben evitarse durante la cirugía, como las áreas que controlan el habla y el movimiento. Esta cirugía a cerebro abierto importante pero indolora puede lograr resultados excelentes al conservar las funciones cerebrales críticas.

Debido a que el cerebro en sí no siente dolor directamente, se puede realizar una craneotomía con paciente despierto mientras el paciente está bajo anestesia local. La craneotomía con paciente despierto requiere la extracción temporal de una parte del cráneo para que el cirujano pueda tener acceso a la parte externa del cerebro, o corteza cerebral. Debido a que está consciente durante el procedimiento, el paciente puede relatar sensaciones en respuesta a la estimulación de áreas específicas del cerebro. Las sensaciones pueden ser tan específicas como ver una imagen (es respuesta al estímulo de la corteza visual) hasta una sensación de déjà vu o el movimiento de un brazo o una pierna.

Estas afirmaciones verbales y pistas físicas permiten que el cirujano trace un mapa en tres dimensiones minucioso del cerebro y marque las áreas enfermas o lesionadas. La cirugía posterior puede minimizar el daño al cerebro que pueda comprometer el funcionamiento normal.